anuncio1

Cómo un adolescente de Venezuela vive en la capital Belarús

E-mail Imprimir PDF

LK2A3312 copyRecientemente, la agencia "Minsk-Novosti" realizó un reportaje sobre la vida de José Alejandro Boggiano Mora, hijo del Embajador Extraordinario y Plenipotenciario de la República Bolivariana de Venezuela en la República de Belarús, quien ha estado viviendo y estudiando por cuatro años consecutivos en Minsk.

El reportaje, que lleva por nombre “Cómo un adolescente de Venezuela vive en la capital Belarús”, refleja los pormenores de la vida de José Alejandro en Belarús y las impresiones de las personas que lo conocen. A continuación, el texto de la nota de prensa:

Cómo un adolescente de Venezuela vive en la capital Belarús

Al ver a José Alejandro en la calle, no se puede decir –inmediatamente- que él es extranjero. Siendo hijo de un embajador, él estudia en una escuela común escuela del área metropolitana de Minsk, a la cual va en transporte público. El extraña su casa, pero se siente en Minsk como pez en el agua.

La decisión de que José Alejandro debe estudiar en una escuela belarusa ordinaria y no en una escuela para hijos de diplomáticos extranjeros, la tomó su padre; porque era su deber. Su padre entiende lo importante que es conocer la cultura y las costumbres del país en el que trabaja y vive. Después de todo, estos conocimientos e impresiones no solo ayudan en la vida cotidiana, sino que también permanecen a lo largo de la vida.

Vale la pena señalar que José Alejandro está estudiando en una escuela con profundos conocimientos del idioma español. De todas las materias escolares, a José Alejandro le gusta más la educación física y clases de trabajo. En todas estas disciplinas, el siempre saca las más altas calificaciones. Pero para él, las materias más difíciles son las relacionadas al idioma belaruso. En ellas, confiesa sinceramente José Alejandro, a veces, él se pasa su tiempo en Instagram. Además, él es alumno del noveno grado y participa regularmente en todas las asignaturas, realiza la tarea y escribe dictados al mismo nivel que todos. En casos especialmente difíciles, ayuda a sus compañeros de clase. Para todas las demás disciplinas no hay problemas; su puntaje promedio anual es 7.2 (de 10 puntos máximos posibles).

Durante un tiempo, José Alejandro era fanático de la comida local. Y aunque él no se expresó definitivamente sobre la alimentación escolar en Minsk, si hizo referencia a la sopa “solyanka”, la cual probó por primera vez, por cierto, en el comedor de su escuela. Por otro lado, le gustan panqueques, papas, entre otros; los cuales prefiere con “mucha crema de leche agria”.

Al comparar las instituciones educativas entre Caracas y Minsk, José Alejandro dice que en las escuelas venezolanas el ambiente es más relajado. Los maestros no se enojan o son estrictos cuando alguien no hace la tarea, pero, por el contrario, si alguien malinterpretó algo, ayudan a resolver los problemas. Para él, en Minsk, los profesores son muy estrictos. Y es preciso agregar que no hay indulgencias con él por parte de los profesores, pues a él se le exige lo mismo que a los otros chicos. Por lo tanto, José Alejandro toma su tarea muy en serio.

El dice que en Caracas la arquitectura de las instituciones educativas difiere de la belarusa. Los edificios están ubicados a lo largo del perímetro de un gran patio verde. Además, un dato extra: En Venezuela hay dos intervalos de 45 minutos. Durante ese tiempo, alguien corre, almuerza o incluso se las arregla para hacer la tarea. En las escuelas belarusas, los intervalos son bastante cortos: no siempre hay tiempo para ir a comer en el comedor escolar. Por cierto, en Venezuela, el número de materias en los años escolares superiores es menor que en los años escolares precedentes.

Y, en general, José Alejandro dice que no hay diferencia entre los estudiantes belarusos y venezolanos: en los intervalos, tanto allá como acá, todos hacen travesuras y se entretienen ¡Nadie ni siquiera quiere hacer la tarea porque hay tantas cosas interesantes por ahí! – Ahora bien, sobre el tema de la cultura urbana las diferencias son muy grandes. Según José Alejandro, esto lo siente cuando va camino a la escuela: En Caracas, por ejemplo, en el transporte público, los pasajeros hablan en voz muy alta. En Minsk, es todo lo contrario. Además, le gusta que pueda andar en bicicleta de forma segura por toda la ciudad y que en la capital belarusa haya muchos parques y zonas verdes en las calles.

En la escuela, José Alejandro es el único extranjero. Los amigos a veces se burlan de esto, pero él está tranquilo. Muy a menudo va a varios concursos y olimpiadas académicas. Y también ayuda a los niños con el idioma español. Aparte, no hay problemas de comunicación con los estudiantes belarusos: celebran cumpleaños juntos, van al cine y a los teatros, andan en bicicleta y practican deportes. Cuatro veces a la semana, José Alejandro va a entrenar fútbol y le molesta que en Belarús juegan muy poco béisbol.

Por cierto, José prácticamente sin errores pronuncia la frase "No hablo belaruso".

Fuente: Minsk-Novosti

 

Dirección y Horario


DIRECCIÓN DE LA EMBAJADA
:
Calle Kuibysheva 14
220029 Minsk , República de Belarús

Telf.: +375 17 2845099 / 2848618
Fax: +375 17 2849347

Correo Electrónico: info@embavenez.by


HORARIO DE TRABAJO: 

  • Lunes a Viernes de 09:00 a 17:00 
  • Almuerzo de 13:00 a 14:00

        DÍAS NO LABORABLES (2018):

 Mes

 Feriados 

Venezuela

Feriados

Belarús

Marzo  08/09
Abril  19  16/17/30
Mayo  01  01/09
Julio 05/24 02/03
Noviembre 07
Diciembre 24/25/31 31 

Copyright © 2010 Embajada de la República Bolivariana de Venezuela en la República de Belarús
Central Telefónica : +375 (17) 284-50-99 | Fax: +375 (17) 284-93-47
Email : info@embavenez.by